Punto muerto

Sincla box

La madera es el mejor material para envasar alimentos y proporciona el acabado más elegante para presentar productos en el punto de venta. Por eso somos fabricantes de cajas de madera. Sin embargo, las cajas de madera tradicionales presentan serios problemas de transporte, almacenaje y diseño. El sector tradicional de cajas de madera apenas ha innovado en las últimas décadas.

Post recientes

Newsletter

Suscríbete a la newsletter de Sincla  y recibe un email mensual con los mejores consejos para convertirte en mejor anfitrión.

Gracias por subscribirte.
Oops! Algo ha ido mal. Intenta nuevamente.

Punto muerto o umbral de rentabilidad: Calculadora y fórmulas

Emilio García Sánchez
May 16, 2019
Comentarios

Comenzar un nuevo negocio es una tarea de riesgo. No es descabellado pensar que para conseguir dinero… bueno, necesitas gastar dinero. Pero para no ir “a lo loco” –y arriesgarte a perder dinero– la clave es calcular el punto muerto o umbral de rentabilidad. En pocas palabras, el punto muerto es el nivel de ingresos necesario para tener beneficio cero.

La principal ventaja del punto muerto es que te dirá la cantidad de dinero que debes invertir (o gastar) para llegar al nivel de ingresos que necesitas para recuperar la inversión. Saberlo es crítico para tomar cualquier decisión en tu negocio.

En el post de hoy te contaremos:

¿Qué es el punto muerto o umbral de rentabilidad?

El cálculo del punto muerto es una herramienta fundamental para determinar si tu empresa, producto o servicio será rentable –es más, con esto podrás conocer cuándo tu empresa será rentable–. Es un cálculo financiero que determina el nivel de ingresos (ventas) que debes tener para cubrir todos tus costes.

Cuando tu empresa llega al umbral de rentabilidad no ganas ni pierdes dinero.

Por ejemplo, si te dedicas a vender vino por Internet, este ejercicio te servirá para conocer cuántas botellas tienes que vender para cubrir todos tus costes.

Antes de entrar en materia debes conocer dos conceptos básicos:

  • Costes fijos: Son aquellos gastos que permanecen intactos independientemente de tu nivel de ventas. Ejemplos de costes fijos son los alquileres de la nave o fábrica.
  • Costes variables: Son aquellos costes que correlacionan positivamente con las ventas. A más ventas, más costes. Un ejemplo de coste variable sería la materia prima que utilizamos en Sincla para fabricar nuestras cajas de madera.

¿Todo bien hasta aquí? Bien, ahora nos toca…

Ventajas de calcular el punto muerto

Hay 7 principales ventajas que el cálculo del punto muerto ofrece a tu empresa (o a tu proyecto de emprendeduría):

#1 Es indispensable para fijar precios a tus productos

Conocer cuál es el nivel de ingresos (unidades vendidas multiplicado por el precio de venta medio) mínimo te ayudará a fijar un precio razonable para tus productos. Es cierto que hay mucha psicología detrás de fijar el precio (el típico XX,99€ de muchos servicios), pero conocer cómo esos precios van a afectar a la rentabilidad de tu negocio es fundamental.

¿A caso no tienes que pagar facturas?

#2 Cubre tus costes fijos

Cuando las empresas –especialmente las nuevas empresas–, deciden el precio de su producto, lo hacen considerando los costes de producción. Y esos costes de producción solo hacen referencia a los variables. Calcular el punto muerto te hará tener en cuenta también los fijos.

#3 Te descubre costos ocultos

Pararse a pensar en la lista de costes (fijos y variables) que influyen a la hora de calcular el punto muerto es clave para descubrir partidas que se nos hayan podido pasar por alto.

#4 Sienta las bases para fijar objetivos

Después de hacer un sesudo cálculo del umbral de rentabilidad, podrás saber cuánto tienes que vender como mínimo para ser rentable. Si tienes un equipo comercial, esta práctica te permitirá establecer objetivos de ventas realistas.

#5 Tomas mejores decisiones de negocio

Las personas que emprenden negocios, ya sea creando tiendas online o negocios locales, suelen basar sus decisiones en la pasión. La pasión es importante… pero sola no es suficiente. Las personas que montan negocios exitosos, deben basarse en datos.

#6 Reduce las limitaciones financieras

Hacer tu análisis del umbral de rentabilidad va a mitigar los riesgos de tomar una idea… con poco éxito. Es decir, imagina que entre tus costes fijos y variables necesitas vender 100.000€ para alcanzar el punto muerto. Si vendes un producto a 1€, necesitarás vender 100.000 unidades. En cambio si vendes productos a 50.000€, te bastará con vender tan solo 2 unidades. ¿Cuál es el escenario más realista para tu negocio?

#7 Es parte de tu business plan

El cálculo del punto muerto es una parte fundamental de tu plan de negocio o business plan. De hecho, si vas a buscar financiación –ya sea a través de inversores tradicionales, venture capital o crowdfunding– van a pedirte un buen análisis del umbral de rentabilidad.

Calculadora del punto muerto y fórmula

Antes de echar un vistazo a la calculadora del punto muerto, vamos a investigar cómo funciona la fórmula para calcular el umbral de rentabilidad:

Punto muerto = Costes fijos / (Precio de venta medio – Costes Variables)

La idea detrás de la fórmula es conocer el beneficio neto por unidad vendida dividida por los costes fijos.

Como imaginas, las ventas de tu producto deben cubrir no solo los costes de producción. Ese beneficio restante es lo que se conoce como margen de contribución –porque contribuye a pagar los costes fijos.

Recuerda hacer clic en Archivo > Crear una copia… para poder editar la calculadora del punto muerto:

Calculadora punto muerto
Descárgate gratis la plantilla

¿Te ha gustado este post sobre el punto muerto? Puedes suscribirte a nuestra newsletter completando el formulario para recibir consejos para usar el embalaje de madera de forma inteligente.