Publicado el Deja un comentario

El papel del silica gel o las bolsas antihumedad

silica gel

Las bolsas de silica gel o gel de sílice se han convertido en algo muy habitual en el sector del embalaje. Suelen acompañar a productos como zapatos, prendas textiles en general e incluso productos tecnológicos. Esto se debe a sus propiedades antihumedad.

¿Qué es el silica gel?

El gel de sílice es un material que se conoce desde el siglo XVII, pero no fue hasta la Primera Guerra Mundial cuando se empezó a utilizar a modo de bolsas antihumedad en las máscaras de gas.

Durante la Segunda Guerra Mundial ya era un suministro militar habitual, pero habría que esperar hasta finales de la década de los 50 del siglo pasado para empezar a ver su uso para controlar la humedad en envíos. En concreto, sus primeros usos se limitaron a los envíos de obras de arte entre museos.

En las últimas décadas su uso se ha extendido de forma masiva y son muchas las empresas que utilizan las bolsas de silica gel en sus envíos.

¿Cuál es la finalidad de las bolsitas de sílice?

La principal cualidad de este material es que absorbe la humedad, lo que permite proteger de la misma a productos delicados. De ahí que puedas encontrar bolsas de este tipo en prácticamente cualquier embalaje que pueda ser susceptible de acumular humedad.

6 formas de utilizarlas en tus envíos

Se trata de un material que no es tóxico, por lo que se puede usar incluso en envíos de productos farmacéuticos o de productos de alimentación o bebidas.

Normalmente basta con incluir una o dos bolsitas. Todo depende del tamaño del embalaje y de los productos enviados.

Las bolsas son de pequeño tamaño, por lo que se pueden introducir en cualquier rincón. No le aportan peso al paquete, puesto que apenas pesan unos gramos, y además no ocupan nada de espacio.

Una ventaja añadida

Usando bolsas de silica gel consigues que tus productos lleguen al consumidor final sin rastro de humedad. Pero no es su única ventaja, se trata de un producto que el cliente final puede reutilizar tantas veces como quiera.

Usadas en cajas de herramientas son una estupenda alternativa para que no se oxiden, también son de gran ayuda en la bolsa de la cámara de fotos, para proteger documentos guardados en carpetas e incluso para proteger semillas.

Si se ha mojado el móvil, meterlo en una bolsa hermética con unas cuantas bolsas de gel de sílice es la mejor opción para conseguir que se seque lo antes posible.

Ahora que el consumidor final está tan concienciado sobre la importancia de conservar el medio ambiente, puede ser una buena idea mandarle en el paquete unas pequeñas instrucciones sobre lo que es el gel de sílice y lo prácticas que le pueden resultar estas bolsitas.

Este pequeño detalle no solo contribuye a mejorar el medio ambiente al reducir el número de residuos, sino que además mejora la imagen de tu marca, que se presenta ante el consumidor final como una empresa que se preocupa tanto por el entorno como por sus clientes, dándoles soluciones útiles para su vida diaria.


¿Te ha gustado este post sobre silica gel? Puedes suscribirte a la newsletter completando el formulario de abajo. Recibirás un correo semanal con consejos prácticos para usar el embalaje de forma inteligente. Además, si estás buscando un packaging respetuoso con el medio ambiente dinero, puedes echar un vistazo a nuestras cajas de madera personalizadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *